COYANÇA TRAIL

COYANÇA TRAIL
Presentación del club con una parte de sus integrantes

martes, 13 de febrero de 2018

I TRAIL NOCTURNO CIUDAD DE ASTORGA

El pasado día 3 de febrero el la localidad Leonesa de Astorga más de 150 personas se dieron cita para tomar la salida en la primera edición del trail nocturno ciudad de Astorga.
Nuestros compañeros tomaron parte de la prueba reina 22km y un desnivel acumulado de 1200m, una carrera muy rápida y con apenas dificultades técnicas y que sirve para inaugurar ir cogiendo ese punto de forma para la temporada que se avecina.
La organización fue de 10, no se puede poner ni una sola pega a la señalización, organización, voluntarios o avituallamientos, todo genial, una carrera cien por cien recomendable para gente que quiera tomar contacto con el trail y para ir cogiendo ese puntito para empezar la temporada.
en cuanto al resultado de la prueba para los nuestros a sido bastante bueno y dejándonos ver el la parte media alta de la prueba.


Chano Moran Martinez puesto 36 de la general ,12 de su categoría (Veterano A) tiempo empleado 2.07:01

Jesus Moran Martinez puesto 59 de la general ,28 de su categoría (senior) tiempo empleado 2:19:12

Victor Rabanal Martinez puesto 65 de la general, 29 de su categoría (senior) tiempo empleado 2:28:01

Jaime Rodriguez Blanco puesto 70 de la general, 33 de su categoría (senior) tiempo empleado 2:34:27

jueves, 13 de octubre de 2016

42k XTREME LAGOS DE COVADONGA 2016

Aunque desde el mes de Mayo cuando participé en la ultra de los 101 km. Peregrinos no he escrito nada, no quiere decir que haya estado parado ni mucho menos. De hecho cometí la gran irresponsabilidad de a los 20 días de esa prueba correr la subida del Picu Pienzu en Asturias donde empeoré lógicamente mi tiempo en más de una hora (entrando solo a 5 minutos del cierre del control de carrera) y como no tuve bastante con una imprudencia hice otra tontería corriendo a los 30 días de la ultra otra carrerina de 60 km y 7600 m. de desnivel (la Travesía Integral de los Montes Aquilianos). Esta vez, y a pesar de todo, mejoré mi tiempo en dos horas respecto al otro año consiguiendo entrar entre los 80 primeros clasificados. Como no hay dos tonterías sin tres, también tomé la salida en La Batallona de Somiedo (solo unos días después) terminando la carrera solo 5 minutos más lento que el año anterior pero quedando tan saturado de carreras que mi cuerpo dijo basta. No tenía ni fuerzas ni ganas de siquiera escribir unas líneas para describir mi participación en estas carreras, físicamente terminé muy muy tocado, de hecho hasta hace solo 15 días no he podido ni siquiera trotar sin dolor. Sigo sin tener muchas ganas de escribir y tampoco las tenía de correr, pero como este blog  fue creado para motivarme de cara a mi primera maratón de montaña, la Xtreme Lagos, que mejor manera de volver a motivarme tanto para correr como para contarlo que volver a ella.

Tres meses habían pasado desde mi última participación en una carrera, prácticamente sin entrenar más que trotar un poquito de vez en cuando, algo de bici y 6 kg. más por los que tirar. Con ese plan me dirigí camino a Cangas de Onís a tomar la salida de la Xtreme Lagos el 17 de septiembre, eso sí, por lo menos ya corría sin ningún tipo de molestia desde hacía 10 días.
No estaba ni mucho menos preparado pero todos tenemos una carrera que es especial, algo que nos estimula y que despierta una serie de emociones que la hace única, y la mía es esta.
Tengo la suerte de tener familia en Arriondas así que tras recoger el dorsal en Cangas, acompañado de mi primo Sergio y su novia Menchu, y un par de pizzas para cenar (imprescindibles las pizzas de La Parolaccia) me fui a dormir a casa de mis tíos Mavi y Javi (gracias por el alojamiento una vez más, jeje).

Presentación:

· La X Maratón Xtreme Lagos de Covadonga se celebra el sábado 17 de Septiembre de 2016, con salida a las 09:00h en El Repelao (Covadonga) y llegada en Cangas de Onís.

La prueba discurre por el Parque Nacional de los Picos de Europa, con paso por los lugares de Cruz de Priena, La Huesera, limite circundante de la Vega de Comeya, Escaleru, Buferrera, Lago Ercina, Vegas Bricial y Enol, Refugio de pastores, Porra Enol, Fana, Severín, Orandi, Covadonga, Peñalba, Ñajuentes, Xeriz, Españeu, Mirador de Següencu, Capilla de San Antonio, Aula de la Monarquía (Cangas de arriba) hasta llegar a meta en el centro de Cangas de Onís, en un total de 42 Km en media montaña y con un desnivel acumulado de 6.000m.


El plan para esta carrera estaba claro, tomar la salida tranquilamente y disfrutar de un día fantástico perdido por esos paisajes de película. Tomé la salida un poco mas rápido de lo que tenía en mente, casi con los de cabeza de carrera (entre los 80 primeros ).


En el km 1 empieza la subida a la cruz de Priena (una cruz céltica erigida en su cima por Caballeros Legionarios de la Brigada Paracaidista en 1963) y es muy estrecha, si te quedas muy atrás te encuentras con atascos que te hacen frenar mucho incluso parar así que por este motivo salí tan desbocado para lo que es mi ritmo habitual.



Todo iba perfecto, me encontraba muy muy bien, las piernas respondían y seguía moviéndome entre los 100 primeros al paso por la Huesera.


A partir de este punto y como era  previsto, las piernas empezaron a cargarse, mucho barro que dificultaba el recorrido y un ritmo pelín elevado teniendo en cuenta que estaba yendo con la gente que iba a terminarla en 6:30:00 y yo tenía mi marca en esta carrera en 9:16:16.
Pasaron los km y empezamos a llegar a la zona que a mí personalmente más me gusta, la Buferrera (mina de hierro y magnesio cuya explotación duró hasta el año 1975) atravesando una mina y la zona de los lagos. Hasta aquí seguía manteniendo el ritmo, cada vez más cargadete pero iba tirando.





Llegamos al avituallamiento del lago, trinqué todo lo que pude a manos llenas, parecía que estaba de merendola en vez de compitiendo, de hecho en la siguiente imagen me pillan de lleno alejándome del avituallamiento con las manos llenas del "bufett libre" de abajo: llevaba dos plátanos, dos gajos de naranja, medio sandwich de Nocilla y otro medio de jamón y queso. Decir que en este avituallamiento se encontraba mi tía Gema con su hermana Geli y debía de ir con buena cara y buen tiempo porque se sorprendieron al verme llegar tan pronto, luego se ve que pagué la machada.


Fué terminar de comer todo eso y al poco, en la zona de Porra de Enol, empezarme los calambres. Fue un poco decepcionante porque me encontraba físicamente muy bien, incluso iba reteniendo por miedo a que me pasara eso, pero poco a poco me fui quedando sin piernas y llegué a tener que parar para estirar repetidas veces, sobre todo en las zonas de mucho barro. Las subidas fueron convirtiéndose en largas peregrinaciones teniendo que subir a pasos cortos o como Chiquito de la Calzada para no sufrir calambres. En la bajada la cosa cambiaba, ahí me encontraba cómodo pero tampoco quería forzar demasiado y bajé casi al trote cochinero hasta la zona de corte en Covadonga.
















En este lugar de cuento, en el cual está situado el control de las 5 horas (si no llegas en este tiempo estás fuera de la carrera), estuve meditando muy seriamente el abandonar, porque si es cierto que había venido solo a pasar el día y a disfrutar de la prueba, estaba muy decepcionado por verme ahí arriba en la carrera y sin embargo estar en el control con casi el mismo tiempo (4:22:00) que hice hace dos años cuando terminé la carrera en nueve horas y cuarto y en peores condiciones, ya que en esa ocasión llegue aquí fresco como una lechuga.
Visto como estaba el tema decidí comer, beber, estirar y tomármelo con calma para no tomar una decisión por impulso.

Hice bien, empecé a ver corredores que llegaban entusiasmados a ese avituallamiento abrazándose y felicitándose con sus familias y amigos solo por haber llegado hasta ese punto. Verles con la ilusión y alegría que se iban a completar la segunda parte de la prueba me hicieron ponerme en marcha, total ya llegado este punto y siendo como será mi última participación en una carrera de este tipo este año, decidí tirar para adelante a ver que pasaba.

El caso es que parecía que acertaba con la decisión, los calambres parece que remitían y no iban a ser tan continuos hasta el final de la carrera, o eso  creía yo... cuando me daban ya no bastaba con estirar solo un ratito... ya me tiraba muchos minutos hasta que podía correr de nuevo, eso sí, estaba ganando mucho tiempo al crono porque incluso llegué a atisbar la posibilidad de llegar a meta por debajo de las 8 horas, pero la última subida de la carrera al Mirador de Següencu me dejó hecho un guiñapo teniendo que subir a pasos cortos, ya no funcionaba, era dar un paso y a la vez tener un calambre.


La faena de esto ya no era llegar arriba aunque fuera a rastras, el problema iba a ser la bajada que aunque es corta es muy muy técnica, con mucha pendiente y poco aconsejable si vas sin piernas.




No voy a entrar en detalles de como llegué a meta y de lo mal que lo pasé en ese tramo por culpa de los calambres, porque después me están diciendo mis compañeros que soy un llorón... pero es que hay que reconocer que tienen razón porque entré llorando como si no costara, ni siquiera esperé para cruzar la línea de meta, fui en busca del hombro de mi mujer (Laura QUE  SE PASA HORAS Y HORAS de espera y no llora jejeje) a llorar un ratito antes de cruzar el arco de meta, y reconozco que un poco fue por como había sufrido por los calambres y otro poco por no poder bajar de las 8 horas. En los últimos 7 km lo había dado todo, ahí si que me desfondé por llegar por debajo de ese tiempo que fue el pequeño reto que me puse como motivación en la última parte de la carrera para no dejarme ir... Finalmente tengo que decir que estoy muy contento de todas formas y estando al 70 por cien de mis posibilidades bajé mi marca personal de hacía dos años en una hora y diez minutos.

TIEMPO 8:05:16 PUESTO 151 DE 300 PARTICIPANTES DE LOS QUE SOLO 227 LLEGARON A META


Quiero hacer una mención especial a la organización de esta carrera (GRUPO DE MONTAÑA PEÑA SANTA) que tienen unos voluntarios espectaculares que se desviven por el corredor en todos los avituallamientos y cuando llegas a meta te los encuentras con una manguera limpiándote las piernas y los playeros para que no tengas ni que agacharte ¡¡un detallazo!!




Por cierto, también nos pusimos las botas con la pasta que nos tenían a la llegada, un gran aporte de hidratos de carbono (gracias especiales a Geli que tan amablemente la estaba sirviendo con una gran sonrisa).


También cabe destacar la labor de los voluntarios masajistas, esos chicos y chicas que lo dieron todo para recuperarnos, conmigo y con el resto estuvieron el tiempo que hizo falta siempre con una sonrisa. Puedo decir que he necesitado muchas veces de sus servicios al terminar una carrera y por desgracia en muchas apenas te hacen nada y en 5 minutos despachado (nunca le voy a reprochar nada ya que son voluntarios y no cobran) pero lo de esta gente es de destacar, se tiraban más de media hora con cada ser que nos arrastrábamos hasta ellos con la única esperanza de ser de nuevo personas.

¡¡¡¡¡¡¡¡GRACIAS DE VERDAD!!!!!!!!


Al principio es muy difícil entender que el asunto no es derrotar a los otros corredores, con el tiempo aprendes que la lucha es con la pequeña voz interior que te dice que te rindas.
"George Sheehan"